Matthew Ladner

Separados y desiguales: raza y discriminación en educación especial en Arizona

Posted on March 31, 2003 | Type: Press Release | Author: Matthew Ladner
  • Twitter
  • Facebook
  • Email

En 1975, el Congreso aprobó lo que actualmente se llama el Individuals with Disabilities Education Act (IDEA). Desde entonces, el número de estudiantes en programas de educaciónespecial en los EEUU ha crecido 65 por ciento, a más de seis millones. Mientras el número de estudiantes con discapacidades clínicas ha sido casi constante, el número de estudiantes considerados como "discapacitados en aprendizaje" (un diagnóstico más subjetivo), ha crecido el triple. Más inquietante aón, la ley de IDEA-que intentó acabar con la segregacióny abandono de estudiantes especiales-ha resultado en la segregacióny abandono creciente en todo el país, de estudiantes de ascendencia hispana y africana. Desgraciadamente, Arizona no es una excepción.

En un nuevo informe publicado por el Goldwater Institute, Race and Disability: Racial Bias in Arizona Special Education, se presentan datos demostrando que raza, en vez de pobreza estudiantil o falta de fondos estatales, es el primer factor en la clasificaciónde estudiantes con discapacidades de aprendizaje. En Arizona, los distritos de mayorías blancas consideran a los estudiantes de ascendencia hispana o africana con discapacidades de aprendizaje con mucha más frecuencia que los distritos con mayorías hispanas o africanas. En los distritos blancos, los índices de discapacidad de los estudiantes hispanos son 48 por ciento más altos que en los distritos de mayorías hispanas o afro americanos. Los índices de los estudiantes de ascendencia africana son 29 por ciento más altos. A la misma vez, en los distritos blancos los índices de discapacidad para estudiantes blancos son 34 por ciento más bajos que en distritos de mayoría hispana o africana.

Mis conclusiones se apoyan en varias investigaciones. En 2001, en un informe publicado por el Fordham Foundation y el Progressive Policy Institute, el Dr. Christopher Hammons y yo descubrimos un fenómeno extenso a nivel nacional: comparados con los distritos de mayorías hispanas o negras, los distritos de mayorías blancas envían con mucha más frecuencia a los estudiantes hispanos a los programas de educaciónespecial.

La Dra. Judith Heumann, secretaria segunda en la oficina nacional de educaciónespecial bajo la administraciónClinton, atestiguó acerca de la discriminaciónracial inherente en los sistemas de educaciónespecial en E.E.U.U. En una entrevista en 1996, Heumann dijo, "Sabemos que los nióos de minoría no reciben lo que necesitan en los sistemas de educaciónregular y educaciónespecial. Y además, educaciónespecial se usa para mudar los nióos de una clase regular a una separada."

También, investigaciones sugieren que el "bounty funding formula," el sistema actual de recompensa que se incluye en el financiamiento de educaciónespecial, premia (sin querer) la segregaciónde los estudiantes considerados con discapacidades de aprendizaje.

Bajo el sistema "bounty," los gobiernos de los estados pagan los distritos escolares más dinero para cada estudiante considerado con discapacidad. En 1997, en la reautorizaciónde IDEA, el Congreso canceló ese sistema. Ahora, el Congreso distribuye los fondos federales a los estados en una suma global ("lump-sum")-al fin de eliminar los incentivos perversos para clasificar a nióos con discapacidades. Dieciséis estados han seguido las sugerencias del Congreso. Arizona no es uno de ellos.

Los eruditos Jay P. Greene y Greg Forster del Manhattan Institute calculan que casi 10 por ciento de las clasificaciones arizonences de discapacidad son resultado del sistema "bounty." Es decir, más de 8,400 estudiantes en Arizona han sido incorrectamente clasificados y segregados. Esas clasificaciones cuestan aproximadamente 50 millones de dólares cada aóo. Pero no se puede calcular los costos provocados de los nióos clasificados y segregados.

Es posible que el Congreso modifique el sistema este aóo como parte de la reautorizaciónde IDEA. Pero Arizona no debe esperar que Washington actóe mientras nióos de ascendencia hispana y africana son clasificados incorrectamente. Aquí en Arizona, tenemos fórmulas muy poderosas para combatir los incentivos perversos del sistema de recompensa.

Un modo sería dar más opciones a los padres de estudiantes de educaciónespecial. Actualmente, la ley del estado permite aproximadamente 1,170 estudiantes de educaciónespecial asistir a escuelas privadas con financiamiento póblico. Podemos expandir ese programa mediante un sistema de becas siguiendo el modelo del McKay Scholarship Program de Florida. Así podríamos dar a miles de estudiantes arizonences el respaldo educacional que necesitan. Las becas de McKay son muy populares entre los padres de los estudiantes de educaciónespecial en Florida, y más de 9,000 estudiantes han aprovechado esas becas. Debido al programa de becas, los distritos en Florida corren el riesgo de perder estudiantes (y sus fondos estatales). Entonces, los distritos tienen que balancear ese riesgo con la recompensa que resulta de clasificar a los nióos con discapacidad.

La legislatura de Arizona no puede modificar la ley federal respecto a la educaciónespecial. Pero la legislatura sí puede modificar el sistema "bounty" vigente aquí en Arizona. Si los legisladores cambian ese sistema, pueden ahorrarle al estado muchos millones de dólares cada aóo. Más importante, pueden combatir la discriminaciónracial e invertir los escasos fondos del estado para ayudar a los nióos que realmente los necesitan.

Advanced Search

Date
to Go >>

Recent Facebook Activity